El concepto de la muerte en el imaginario mexicano

El concepto de la muerte en el imaginario mexicano.
QR Code

El concepto de la muerte en el imaginario mexicano.

Se examina el concepto de la muerte y elementos relacionados en el contexto de la cultura Nahua del antiguo México, antes y después de la conquista española. En términos generales, la muerte no era considerada un evento penoso o angustiante, aun cuando los poetas y artistas cantaban a la caducidad d...

Full abstract

Saved in:
Journal Title: Revista de Neuro-psiquiatría
Main Author: Sergio J. Villaseñor-Bayardo
Other Authors: Martha P. Aceves Pulido
Palabras clave:
Language: Spanish
Get full text: http://www.upch.edu.pe/vrinve/dugic/revistas/index.php/RNP/article/view/1209
Resource type: Journal article
Source: Revista de Neuro-psiquiatría; Vol 76, No 1 (Year 2013).
DOI: http://dx.doi.org/10.20453/rnp.v76i1.1209
Publisher: Universidad Peruana Cayetano Heredia
Usage rights: Reconocimiento (by)
Subjects: Applied Sciences --> Psychiatry
Abstract: Se examina el concepto de la muerte y elementos relacionados en el contexto de la cultura Nahua del antiguo México, antes y después de la conquista española. En términos generales, la muerte no era considerada un evento penoso o angustiante, aun cuando los poetas y artistas cantaban a la caducidad de la vida y las angustias de la agonía. Los mitos enfatizaban trascendencia y re-creación. Las moradas de los fallecidos variaban en función de edad y tipo de muerte. Por ejemplo, un soldado muerto en combate o eliminado como prisionero por sus enemigos, o una mujer que fallecía durante el parto, reposarían en la llamada Casa del Sol. Lactantes fallecidos simplemente retornaban al 13º. cielo, de donde habían venido, a seguir alimentándose del árbol nodriza y aun con posibilidades de regresar a la tierra. Nombres asignados a “lugares de los muertos” incluyen Tlalocan, Mictlan y Tlatilpac. La llegada del cristianismo cambió sustancialmente algunas de estas creencias aun cuando, como en el caso del Día de Difuntos, se estableció una suerte de sincretismo en la asignación de fechas y la práctica de rituales recordatorios.